El popular  «cuatro-cuatro» vino importado de Francia con las primeras unidades que llegaron a España a finales de los cuarenta. La característica de tener cuatro puertas, cuatro plazas y cuatro caballos fiscales franceses, hicieron de caldo de cultivo para el apelativo «quatre-quatre». En España se importó tal cual, «españolizando» el nombre y los caballos fiscales que, debido al distinto modo de medir la potencia fiscal en España, pasaron a ser siete en vez de cuatro.

Así que no os podeis perder esta fabulosa concentración que se realizara en la XIX Feria Internacional del Vehículo Clásico “Ciudad de Oviedo”, el Sábado 17.

06coches1